telescopio negro

Los telescopios son bastante sensibles a los cambios bruscos en los parámetros acuáticos. Los parámetros deben ser mayoritariamente aguas neutras aunque toleran perfectamente ligeras variaciones en ambos sentidos, blandas a moderadamente duras hasta los 10º Gh, dureza de carbonatos hasta los 8º Kh y una temperatura comprendida entre los 18 y los 23º C.

Al igual que el resto de Carasios son omnívoros por lo que no plantean ninguna dificultad a la hora recibir la alimentación. Ofreciendo una alimentación rica y variada eliminaremos problemas de salud y problemas en el aparato digestivo que podrían desembocar en graves alteraciones en la vejiga natatoria a la que son proclives.

Una de las particularidades de los Telescopios es su escasa vitalidad, debido por un lado a su escasa capacidad natatoria y por otro a sus limitaciones visuales que parecen agudizarse con el paso de los años.